Trucos para tu primera sesión de fotos

23 enero 2020
Sesión de pareja en Almeria

Aún con la fotografía móvil al día y haciéndonos millones de “selfies”, cuando pensamos en hacernos una sesión de fotos profesional pueden pasar dos cosas:

1.  Que nos de un mini ataque de nervios.

2.  Que creamos que lo tenemos dominado.

Y aquí es donde tu fotógrafo entra en acción para hacerte salir de ambas situaciones 😀

Por más que pensemos en lo imponente que es ponerte delante de una cámara réflex, si te dejas llevar por las instrucciones del fotógrafo todo saldrá rodado.

¿Qué hago yo cuando tengo familias tímidas, niños que se niegan a hacerse fotos, personas que están tan tensas?

Es algo absolutamente normal, y pasa en el 99,999999% de los casos, hasta a las modelos les ha pasado alguna vez, sÍÍÍÍ!!!

                  – Lo primordial es ponerle humor a la situación. Nada más poderoso que la risa para calmar los nervios. Siempre suelo hacer bromas de la situación, les enseño como tiene que ser la pose, y les hago un guiño de la situación como ” miraros y besaros como si estuvierais enamorados y fuerais a casaros” en una sesión preboda xD

                  – También se dan situaciones de niños pequeños, que por más que sus padres los traen aleccionados de casa temiendo lo que vaya a pasarse, ellos se niegan a hacerse fotos. Siempre comento la anécdota de una familia que llegamos a la playa y la niña de 3 añitos decía que no quería hacerse fotos, ni sonreía, ni miraba a cámara, nada. De hecho le dije que si quería que nos fuéramos a merendar, dijo que sí y cuando le trajeron el batido tampoco lo quiso. Así que empecé a hacerle fotos a su muñeca Minnie, y a mostrárselas, y le pregunté si quería que nos fuésemos solas con su hermano y dejábamos a los papis ahí solos…. ESE FUE EL PRINCIPIO DE LA SESIÓN.

A veces los niños se sienten cohibidos o sobreprotegidos por sus padres, con lo que les pesa esa tensión. No han sido pocas las veces, incluso en comuniones, que he invitado a los padres a ir a tomarse algo.

                   – A veces estas tannnn nervioso e intentas actuar normal, pero esa inseguridad se nota en las fotos. La mejor manera en ese caso es tener paciencia. Hacemos unas cuantas fotos de prueba, las mostramos, paseamos, charlamos… Al final con las bromas y la charla se van desenvolviendo y soltando mucho más. Y si eso no funciona pasamos a las cervezas, que esas nunca fallan!!

                     – Por lo general tenemos controlado nuestro ángulo bueno, la pose en la que más guapos salimos porque la tenemos ensayada a tope con los selfies. Olvidamos que al fotógrafo no lo tenemos al final de la mano ni en un ángulo más alto, ni de lado…. Confiad en el ojo del fotógrafo. Por lo general sacará la mejor versión de vosotros. Solemos estar más pendientes de que la pose no sea forzada, que las curvas estén en el lugar correcto y realzadas, si tienes unos ojazos en que se vean, en buscar el ángulo que más te favorezca sin tener que estar pasando por photoshop! El secreto siempre es relax y confianza.

Pero el secreto más importante es…. Pasar del fotógrafo y pasártelo bien!!! En las sesiones de pareja, de familia, de comunión… Nosotros SIEMPRE creamos la atmósfera correcta para que la sesión de fotos no sea solo un tramite o un trago que pasar, sino que sea también un recuerdo divertido. Por eso, si la sesión es de pareja, insistimos en que te enfoques en ella, sonríele más que nunca, aprovecha para darle todos los besos que te faltan, hacerle cosquillas… Familia? llevamos pompas, confeti, lo que sea para que los niños disfruten, salten, jueguen con los padres, hagan monerías…

Porque al final lo que todos queremos es vernos en esas fotos y pensar ” QUÉ FELIZ SOY”.

    1 comentario

  • AffiliateLabz
    16 febrero 2020
    Responder

    Great content! Super high-quality! Keep it up! 🙂

  • Deja un comentario

Total: