Nueva sesión de fotografía de familia en la Isleta del Moro, esta vez con Isabel y su increíble familia. La suya fue una sesión que le regaló su amiga, María del Mar, para que pudiera disfrutar de una tarde lejos del trabajo, de la casa, de la rutina, y tener un bonito recuerdo con sus niños y su marido. Además a la sesión se nos sumó su pequeña mascota, que es el rey de la casa, ¡sin duda!

Paseamos junto al mar y recorrimos las calles y calas de la Isleta del Moro para capturar momentos especiales y muy divertidos. Como a los hijos mayores, que ya son adolescentes y no tenían especial interés en hacerse fotos, y fue gracioso verles "intentarlo". O la peque actuando como toda una modelo. Fue muy entrañable, con lo pequeñita que es, verla disfrutar de achuchones, de revolcones en la arena con su compañero perruno, de giros en el aire con sus hermanos, de volar con su papi o darle muchos besos a su mami. Además, en todas nuestras sesiones de fotos tenemos un momento reservado para los papis, para que se miren y vuelvan a sentir esas cosquillitas del principio (y nunca falla). Pero siempre me encanta ver ese momento, cómo sonríen nerviosos, cómo se abrazan escondiéndose, y la magia del final, cuando se olvidan de la cámara y se concentran en la persona que tienen delante, su compañer@ de vida.

Es de sobra conocido que todos los rincones de Cabo de Gata son preciosos (y muchos que aún son desconocidos), sobre todo para tener una sesión de fotografía de familia, pero en la Isleta del moro, con la cantidad de rincones que tiene y esa luz... es incomparable. Ese pequeño malecón, esas barquitas esperando volver a salir al mar, ese olor a sal... no es sólo una sesión de fotos, al final es una experiencia que llena los sentidos.