La historia con Silvia, la mamá de Simba, viene de años atrás. ¡La conocí en Wallapop! y es que hoy en día hoy se pueden hacer amistades en cualquier parte, ¿verdad?

Silvia ya se había hecho una sesión de pareja conmigo, por El Toyo. Ya sabéis playa y pitas, lo que más me gusta. Después de eso, cuando me aventuré con estas sesiones de mascotas, se apuntó. Quería unas fotos de su perro Simba, al que le tiene absoluta locura. ¡Y no es para menos! Y es que lo raro es estar con Simba y no enamorarte de el.

Comenzamos la fotografía de perros en Almería, mas concretamente en el Puerto de Almería. Junto al mar y con la tranquilidad de poder soltar al perro sin que hubiera ningún peligro empezamos las fotos. Y es que esa cara, y verlo "hablar" es un espectáculo!

Para terminar la sesión y que ya se lo terminase de pasar pipa, nos fuimos a la playa, concretamente a Costacabana. Ahí reímos con las cosas de Simba, cómo corría de su dueña, como se apuntaba a los besos, como posaba para las fotos... toda una experiencia con este precioso, que es inolvidable.